La escuela

A la larga experiencia del equipo de profesores se suman unas instalaciones perfectas para la práctica del teatro. La ubicación en el barrio más artístico de la ciudad (al lado de la calle de los teatros) aporta el punto de inspiración. Todos estos elementos hacen de la escuela un nido de innovación teatral y un referente a nivel europeo.

Berty Tovías

Berty Tovías (1952, Barcelona) es director de la escuela y destacado especialista en la pedagogía de Jacques Lecoq.

Se acerca al teatro profesional trabajando en varios montajes como asistente del reconocido escenógrafo Fabià Puigserver. En 1976 se licencia por el Institut de Teatre de Barcelona y ese mismo año entra a formar parte de Dagoll Dagom, compañía con la que cosecha grandes éxitos (No hablaré en clase, Antaviana y La nit de Sant Joan). Estudia interpretación en L’École Internationale de Théâtre Jacques Lecoq de París. Complementa su formación realizando el LEM (Laboratoire d’Étude du Mouvement). Unos años más tarde, en 1991, vuelve a París para realizar un curso pedagógico con Jacques Lecoq.  

De vuelta a Barcelona trabaja como actor en teatro, cine y televisión. Dirige numerosos montajes entre los que cabe destacar …Ño! de Pepe Rubianes. Participa como director invitado en la ceremonia de inauguración de las Olimpiadas de Barcelona 92.

Desde su estancia en París su interés se centra en la enseñanza. Entre 1986-97 asume la dirección pedagógica en el Col·legi del Teatre. Desde 1989 es profesor de interpretación en el Institut del Teatre de Barcelona e imparte cursos tanto en España como en el extranjero.

Su proyecto pedagógico queda consolidado en 1997 con la creación de Estudis Berty Tovías – Escuela Internacional de Teatro.

En la actualidad Berty Tovías compagina su labor docente con la dirección de montajes teatrales entre los que cabe destacar “La muerte de Marguerite Duras” de Tato Pavlovsky, estrenada en Buenos Aires o “Inferno” de Felipe Cabezas. En 2016 dirige la puesta en escena de la obra “Una vida en el teatro” de David Mamet, dirigida por Moisès Maicas y protagonizada por Enric Majó y Dafnis Balduz.

 

Berty Tovías en l'École Jacques Lecoq de ParísBerty Tovías y Jacques Lecoq

Equipo pedagógico

Colaboradores

Felipe Cabezas (Chile), Christophe Marchand (París), Paola Rizza (Milán), Christian Atanasiu (Berlín), Sali Cervià (Sallent), Merche Ochoa (La Rioja), Nico Kohen (Montevideo), Lassaad Saïdi (Túnez), Jason Turner (Londres), Pascal Lecoq (París), Marion Jourdes (Rodez), Ángeles Ciscar (València), Montse Bonet (Barcelona), Simon Edwards (Inglaterra), Pablo Ballester (Cuba), Stefan Metz (Suiza), Lilo Baur (Suiza), Stefano Perocco (Italia), Sergio Claramunt (València), Cisco Margenat (Barcelona), Cacu Prat (Artés), Yvette Vigatà (Perpinyà), María Escalona (La Habana), Helena Pla (Barcelona), Peter Gadish (Budapest), Sergio Lulkin (Brasil), Ruth Salama (Barcelona), Philippe Peychaud (Francia), Marcelo Katz (Argentina)

El espacio

La escuela está situada en el centro de Barcelona, entre Las Ramblas y El Paralelo, a un tiro de piedra del mar.

Ocupa el número 10 de la calle Cid, donde en los felices años veinte se emplazaba “La Criolla”, uno de los cabarets más famosos de Europa por el que pasaron personajes de la cultura europea tan relevantes como Jean Genet, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Georges Simenon o Thomas Mann entre otros.

El centro dispone de más de 500 m2 y unas instalaciones idóneas. Cuenta con dos aulas para ensayos y una gran sala donde se imparten las clases y se presentan los talleres en público.

Barcelona y el Raval

Barcelona es una de las urbes más vibrantes del mediterraneo. Poco se puede añadir a su merecida fama de ciudad cosmopolita. Su arquitectura, sus playas, su cultura underground, la riqueza de idiomas, colores y sabores que inundan sus calles… todo ello conforma un panorama absolutamente único.

Sin embargo, existe una Barcelona menos conocida. La que evoca a su periodo de entreguerras, época en la que la ciudad se convirtió en nido de espías, contrabandistas, canallas y… artistas. El teatro, el cabaret y la poesía encuentran en el barrio del Raval un caldo de cultivo idóneo. Esta herencia aún puede sentirse en sus teatros y locales nocturnos, y por supuesto, en el nº 10 de la calle Cid.

WordPress Image Lightbox